La ORUGA PROCESIONARIA

Esta peluda “amiga” puede causar la muerte de un perro y afectar gravemente a las personas.
Pero…

¿Qué es la procesionaria?

Se trata de una oruga de unos 4 cm de longitud, muy peluda, que se desplaza por el suelo en grupo, más concretamente en fila india, de ahí el apelativo “procesionaria”.
La procesionaria del pino no solo está presente en el monte, sino también en los parques y jardines de muchas ciudades.
Todo comienza en verano, la mariposa de la oruga procesionaria pone los huevos en un pino (también puede hacerlo en abetos y cedros).

Los huevos eclosionan y las orugas permanecen durante los meses fríos en el árbol, asique si en invierno ves en los árboles unas bolsas que se asemejan al algodón, lo que tendrás ante tus ojos son nidos de procesionaria.  

Cuando hayan madurado descenderán por la corteza
del árbol, esto suele producirse en torno a febrero y marzo pero puede variar según la
climatología pudiendo comenzar en enero o alargándose hasta abril.

nido oruga procesionaria
oruga procesionaria

Las orugas se dirigen a una zona donde enterrarse para, posteriormente, convertirse en crisálidas y finalmente en mariposas.

Pueden llegar a desplazarse hasta 30 metros en busca de un suelo blando adecuado para su fin.

Es en este momento cuando son tan peligrosas, especialmente para los perros, que siempre andan olisqueándolo todo a su paso.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

  • Hipersalivación
  • Inflamación de la piel
  • Reacción alérgica
  • Irritación de la piel
  • Ampollas
  • Úlceras
  • Inflamación de la lengua
  • Lengua roja, amoratada o negra
  • Malestar general
  • Nerviosismo
  • Rascado excesivo
  • Problemas al respirar
picadura oruga procesionaria

¿Qué hacer?

  • Aparta a tu perro de la zona donde contactó con la procesionaria.
  • Con cuidado, retira los restos de oruga, pelillos o secreciones con las que se pueda haber puesto en contacto.
  • Los lavados con agua templada pueden ayudar a reducir el efecto de la toxina, pues la desnaturalizan y evitan su actuación.
  • Ten cuidado cuando hagas esto. Debes evitar frotar al realizar el lavado, pues los filamentos se clavan más en el tejido y se libera más toxina cuando estos se parten.
  • Debes realizar estas acciones si es posible con guantes e intentando proteger tus ojos y el contacto con tu piel.
  • Acude al veterinario lo antes posible. La rápida actuación es la clave para reducir el efecto de la picadura.