LA HIGIENE DENTAL DE NUESTRAS MASCOTAS

LA HIGIENE DENTAL DE NUESTRAS MASCOTAS

Los perros y gatos, al igual que los humanos, nacen sin dientes. Durante las primeras semanas de vida, en torno a la segunda y tercera, aparecen los primeros dientes de leche.

En el caso de los perros, los cachorros comienzan el cambio de dentadura entre los 5-7 meses; y en los gatos entre los 4-6 meses ya aparecen los definitivos.

higiene dental gatos

Al igual que en los bebés humanos, el proceso de cambio de dentadura es algo molesto en nuestros queridos peludos y suele coincidir con una etapa de exploración del cachorro. Será muy habitual encontrar objetos mordisqueados, ya que el cachorro emplea la boca para relacionarse con el medio.

Para evitar problemas lo mejor es ofrecerles alternativas aquí tienes una selección de nuestros juguetes favoritos para perros:

Durante este periodo de cambio de dentadura muchos cachorros se tragan los dientes de leche. Es algo habitual que no supone ningún peligro para nuestra mascota.

Puede haber mascotas que no pierdan todos los dientes de leche. En tal caso, es recomendable acudir al veterinario para su extracción, pues son más recovecos para acumular suciedad y, por tanto, otros problemas.

A partir de los tres años los dientes de los perros comienzan a amarillear y aparece el sarro. Conviene que en estas edades se utilicen productos que ayuden a combatir la placa bacteriana y el sarro, pues de lo contrario, les provocará halitosis y otros problemas.

Además de nuestros productos, también es recomendable cepillarles los dientes. Limpiarle los dientes con un cepillo puede ayudar en casos de mal aliento. La limpieza de los dientes de tu perro se puede hacer fácilmente en casa.

cepillar los dientes de nuestra mascota

El perejil es fantástico para mejorar el mal aliento del perro, ya que es un desodorante natural. Si cortas un poquito y se lo echas a la comida, ayudarás a mejorar el problema.
Recuerda, debes alimentar al perro con una dieta completa y equilibrada en forma de pienso seco o húmedo, por lo que el perejil no es vital para sus necesidades nutricionales. Usa solo una pequeña cantidad, porque el sabor lo confundirá.
Hay alimentos para mascotas que contienen azúcares e incluso un alto contenido en carbohidratos que no ayudan a mantener su boca limpia, sino más bien lo contrario. Cuando se trata de cuidar la boca de nuestra mascota, la comida seca resulta más eficaz que la húmeda o enlatada. El motivo es que ingerir bolitas estimula una mayor producción de saliva y esta actúa como un limpiador natural de las bacterias bucales que desarrollan el sarro. Una dieta deficiente podría provocar mal aliento, así como también deficiencias nutricionales.